Ben Affleck revela por qué está tan serio cuando aparece en público con Jennifer Lopez



El actor y director reconoce que es muy "tímido" y que le abruma la repercusión que genera cualquier movimiento de su esposa





El matrimonio de Jennifer Lopez y Ben Affleck lleva varias semanas en entredicho. La pareja ha sido objeto de diversos rumores que apuntan a una profunda crisis en su historia de amor, y ciertas fuentes de su entorno han llegado a decir que el divorcio es inminente. Sin embargo, en su última entrevista el actor y director no ha hecho referencia alguna a esas conjeturas, aunque sí ha desvelado la razón que se esconde tras el semblante tan serio que él exhibe cuando le fotografían junto a la estrella del pop.
A su paso por el podcast del cómico Kevin Hart, el intérprete ha explicado que es "tímido" por naturaleza, y que la popularidad de la que goza Jennifer le resulta, en ocasiones, abrumadora. "Me veo principalmente como director. Y soy un poco tímido. Tampoco me gusta el exceso de atención. Y por eso la gente dirá: 'Este tipo parece siempre enfadado'. Pero es porque alguien me está apuntando con la cámara directamente a la cara", ha comentado.
El realizador estadounidense ha puesto un ejemplo muy representativo del revuelo que se forma cuando la pareja hace acto de presencia en el centro de la ciudad junto a sus cinco hijos. Ben es padre de Samuel, Violet y Seraphina con su exmujer, la actriz Jennifer Garner, mientras que Jennifer tiene a los mellizos Max y Emme de su extinto matrimonio con Marc Anthony.
"Salimos juntos, con todos los niños, a Times Square, y la situación se convierte en una auténtica locura. Recuerdo que había una mujer fumando hierba, una mujer bastante grande, y empieza a correr gritando: '¡¡J-LO!!', como si fuera una pregonera", ha recordado. "Empiezo a moverme. Jen, los cinco niños y yo. Y siento que hay cientos de personas gritando. Y es ahí cuando pongo mi cara de enfadado", ha señalado sobre el estrés que padece en esos momentos.
No obstante, Ben Affleck asegura que sobrelleva medianamente bien el escrutinio mediático que se desprende de su fama y, sobre todo, de la de su mujer. Lo que no tolera es el nivel de exposición al que se ven sometidos los respectivos hijos de la pareja, a quienes sus padres tratan de proteger a toda costa. "No me importa que me saques una foto, en la discoteca, en un estreno, lo que sea. Y de mi mujer, tampoco me importa. ¡Adelante! Pero de mis hijos ya es otra cosa", ha advertido.


You are in offline mode !