Anya Taylor-Joy sufrió bullying en la escuela por su 'extrema personalidad'



La actriz, quien protagoniza la nueva película 'Furiosa', se ha sincerado sobre los problemas aparejados a la "pasión" que pone en todo aquello que ama





La actriz Anya Taylor-Joy, quien saltó al estrellato con la exitosa serie de Netflix 'Gambito de Dama', ha echado la vista atrás a sus años de la infancia y la adolescencia para revelar que no fue una chica precisamente popular en el colegio. De hecho, la intérprete de 28 años ha revelado en su nueva entrevista a GQ que sufrió bullying en la escuela, hasta el punto de que llegó a asimilar que había algo "malo" en ella.
"El mensaje que recibía en el colegio era que todo en mí era malo. Creo que mi apariencia tenía mucho que ver, pero definitivamente jugó un papel clave mi personalidad extrema", ha recordado sobre la intensidad que imprime a todo aquello que le entusiasma. "Si algo me apasionaba, me apasionaba. No soy nada tranquila, y eso puede resultar intimidante para mucha gente, supongo", ha añadido.
Este viernes se estrena su nueva película, 'Furiosa', en la que Anya toma el testigo de Charlize Theron para narrar los orígenes del popular personaje de la saga 'Mad Max'. Lógicamente, la joven actriz, quien se casó el año pasado con el músico Malcolm McRae, ya ha superado ese carácter extremadamente reservado que tuvo que cultivar para "pasar desapercibida" ante sus acosadores.
"Como mecanismo de supervivencia, tienes que aprender a pasar desapercibida y a menospreciarte. Te entierras antes de que lo hagan los demás. Pero lo que he acabado entendiendo es que, siempre que no dañes a otros, tienes que hacerte respetar", ha reflexionado la también modelo, quien pasó varios años en Argentina y ha demostrado en numerosas ocasiones que su dominio del español es perfecto.
Anya subraya que su papel en 'Furiosa' le ha ayudado a liberar su "ira femenina", entendida como una respuesta explosiva a los traumas que arrastra de su pasado. "Pero nunca he sido una persona irascible", matiza en su conversación. "Durante mucho tiempo, sólo me enfadaba si me ponía en el lugar de los demás. Tenía internalizada esa idea de que si alguien se enfadaba conmigo era porque yo había hecho algo malo. Si la gente me trataba mal, el problema era mío", señala.
"Y por eso le estoy tan agradecida a 'Furiosa', porque hubo un momento en el que realmente empecé a enfadarme por mí misma. Y mi marido me decía: 'Nunca te he visto así'. Y yo le respondía: 'Me alegro, me alegro de estar enfadada'", ha explicado sobre su valioso ejercicio de autoafirmación.


You are in offline mode !